Formación / Descubriendo la Liturgia


El Lenguaje de los Signos

Signo es una cosa que, además de la forma propia que imprime en los sentidos, lleva al conocimiento de otra cosa distinta en sí.

El uso de los signos es algo común para todas las personas. A lo largo de la historia de la humanidad siempre se ha hecho uso de los signos para comunicarse y para entender lo que me rodea. Los signos los percibimos con nuestros sentidos, por lo que pueden ser principalmente visuales y sonoros, aunque también pueden haber signos vinculados a los otros sentidos (tacto, olfato, gusto).

Algunos ejemplos:

Una fogata - Significa reunión, seguridad, calor, luz. Las antiguas tribus se reunían alrededor de una fogata para transmitir las experiencias y así los mas jóvenes aprendían de los mayores. Incluso aún hoy se utiliza la fogata en los campamentos.

Las nubes de tormenta - Significa riesgo inminente, lluvia, viento.

Los rugidos de un animal - Significan peligro para nuestra vida. Para nuestros antepasados, que vivían en cavernas o casas precarias, el rugido de un animal era un signo de claro riesgo para sus vidas.

Nuestros sentimientos

También los signos permiten expresar sentimientos, que de otra manera sería muy difícil transmitirlos.

Por esto, para quién no entiende el valor del signo, este hace las veces de pantalla, mientras que para quién lo entiende, el signo hace las veces de puente y revelador.

Dios y los signos

Por todo esto, Dios utilizó y utiliza el lenguaje de los signos para comunicarse con nosotros, pues quiere transmitirnos cosas que por otro camino sería muy difícil que las entendiéramos correctamente.

Para Leer

Gen 15, 7-21: Dios utiliza un signo que los reyes de esas tierras usaban para sellar una alianza. Para Abraham, que lo entendía, fue un signo de su alianza con Dios.

Ez 3, 1-8: La zarza ardiente. Signo del poder de Dios y de su atención a la aflicción de su Pueblo.

Mt 21, 18-22: La higuera seca - Signo de que debemos dar frutos en todo momento.