Formación / Descubriendo la Liturgia


                                  El concepto de signo

La relación entre signo y cosa significada. La liturgia se basa en signos, en gestos litúrgicos.

Según San Agustín:

Signo es una cosa que, además de la forma propia que imprime en los sentidos, lleva al conocimiento de otra cosa distinta en sí. Así, viendo las huellas de un animal, conocemos que ha pasado el animal de quién son las huellas; viendo el humo, sabemos que debajo de él está el fuego; al oír el alarido de un animal, conocemos sus sentimientos; los soldados, al sonido de una trompeta, conocen que han de avanzar o retroceder o hacer cualquier otra cosa en la batalla.

El signo así definido, es un instrumento, que por la relación que tiene con otra cosa, hace presente al conocimiento de la persona esa otra cosa. En cierta manera es como un sustituto, para la razón, de la otra cosa, ya que hace las veces de ella, que está oculta o ausente. Hay multitud de signos por ejemplo: un beso, una carta perfumada, tarjeta de salutación, un abrazo, etc. Vivimos nuestra vida llena de signos.

Por eso el signo debe distinguirse de la cosa que significa. Debe depender de ella y ser más imperfecto.

Pero, para el sujeto que conoce, el signo debe ser más y mejor conocido que la cosa que significa, pues el conocimiento de esta ha de llegar a través del conocimiento del signo

Por eso el signo debe cumplir dos condiciones:

a) Ser distinto de la cosa significada, depender de ella y por lo tanto ser más imperfecto que ella.

b) Ser más conocido que ella

Por eso también, en el signo, al mismo tiempo y en diversos aspectos, se manifiesta y se oculta la cosa significada.

Se manifiesta: porque el signo es como un puente entre la cosa significada y el conocimiento de la persona.

Se oculta: porque en el signo instrumental, la cosa significada no se ve inmediatamente en sí misma, sino solo a través de una cosa distinta de ella, y que no la expresa perfectamente.

El signo no es translúcido, sino que opone cierta resistencia al conocimiento de la cosa significada: se necesita pasar a través del signo para llegar a la cosa significada: es como un velo, aunque algo transparente.

Penetrar a través del velo del signo, quiere decir entender el signo precisamente en su valor significativo de la cosa significada.

Por esto, para quién no entiende el valor del signo, este hace las veces de pantalla, mientras que para quién lo entiende, el signo hace las veces de puente y revelador.

Cuando la cosa significada está directamente disponible para el conocimiento, es innecesario el signo. El valor de este se limita al tiempo que la cosa significada permanece oculta.

Por eso un conjunto de signos no tiene sentido más que como puente entre dos mundos, de cuales mundos, el uno está oculto para el otro, sin ser extraños